Disfruto de poder ayudar desde otro lado

Juan Ávila es uno de los estandartes de Lomas en el Top 12, el hooker además de jugar todos los sábados el URBA Top 12, los domingos se dedica a referear juveniles en la URBA. “Quiero que jueguen y que se diviertan de ambos lados”, contó.



Juan, de 33 años, proviene del Club Lince de Tucumán, campeón con la “Naranja” del Argentino de Mayores, se instaló en el sur para jugar en Lomas Athletic equipo que logró volver al URBA Top 12 el año pasado. Pero jugar no es su único hobby. Empezó a entrenar juveniles en el sur, pero como a veces faltaban los árbitros residentes, algunos fines de semana tomaba el silbato y entraba a dirigir a los chicos. 

“Los años anteriores estuve como coordinador de juveniles del club, pero casi todos los fines de semana dirigía algún partido porque faltaba el árbitro y no tenía referee residente. El año pasado charlando con el Tano Ciarrochi en un partido, le conté que tenía ganas de dirigir, sin saber que era el encargado de árbitros de la URBA. Me pasó la info, horario y realicé el curso en Pucará”, recuerda sus inicios.

Su pasión por el rugby -cuenta- es mucha, y el primera línea lo explica: “jugar los sábados y dirigir los domingos es duro porque no me puedo mover al otro día del partido (risas), pero los domingos disfruto que puedo ayudar desde otro lado al deporte y aportar con mi experiencia de jugador a que los chicos de diviertan dentro de la cancha”.

Como primera línea, las mañas en el scrum son un punto que siempre uno tiene en cuenta, por eso Juan le da mucha importancia a las formaciones y trata de inculcar todos sus años de jugador para trasladárselo a los chicos. “Un tema es el scrum, no muchos saben manejarlo. Es una formación muy complicada y trato de que los jugadores puedan jugarla sin tener que resetear (muchas veces les explico cómo deben formar así aprenden).”

Ya como jugador del Top 12 las exigencias fueron mayores, pero el ex Lince habla de que quiso seguir ligado al referato, porque siente que es una forma de devolverle al rugby todo lo que a él le dio“Sufrí mucho como entrenador en juveniles (risas). Quiero que se juegue y se disfrute por ambos lados. Este año, como tenía tiempo libre los domingos, decidí seguir ligado por este medio y aportar un granito de arena de mi lado”.

Por último, contó que mira mucho rugby y, sobre todo, a los referees, otra de las formas que Juan, además de los cursos, utiliza para seguir formándose como árbitro“Cuando veo partidos por televisión, trato de seguir a los árbitros para ver cómo se manejan y sobre todo los lugares en que se posicionan”.

Juan Ávila, un jugador que vive el rugby como pocos y que se permite "ayudar" desde otro lugar refereando los domingos, para ayudar a los chicos de juveniles a aprender de un primera línea con sobrada experiencia.



ENCUESTA